Srila Narasingha Maharaja en México

septiembre 8, 2009

Puente de Dios 24072005Resumir un mes de la auspiciosa visita de  Jagad-Guru Swami, Srila Bhakti Gaurava Narasingha Maharaja, nuestro Guru a Huejutla puede ser una tarea harto complicada.

Hacer una cronología de días y hechos puede ser fácil, pero escribir y luego transmitir eficientemente el diario no. Convivimos con un devoto de Krishna que por mas de 40 años ha estado sirviendo a Srila Prabhupada desde Estados Unidos de América a finales de los 60 s en medio de la revolución hippie cruzando muchas veces aquel país, y pasando por Hawai, Africa, Emiratos Arabes, Italia, Suiza, China e India y en estos últimos tiempos Brazil y ahora afortunadamente México.

“Glorificar” al guru, cualquiera lo puede hacer, de hecho es lo que se supone que un discípulo hace. Aquellas glorificaciones desmedidas o completamente secas en sus resultados sin servicio real, son en realidad inutiles e hipócritas.

El famoso “amar guru jagad guru” (Mi guru es el guru del mundo) algo tan popular y no por eso menos equivocado es un enfermedad bastante propagada en estos días. Afirmaciones como esas solo denotan la falta de entendimiento del guru tattva y el fanatismo por parte de los discípulos donde  se pone en evidencia  que el Guru en vez de entrenarlos para que piensen por si mismos, parecería  que los anestecia para ser zombies y son entrenados para simplemente seguir el rebaño.

Un buen día, Guru Maharaja me pregunto: “¿Srila Prabhupada era fanático?” veníamos bajando por una escarpada escalinata rústicamente construida a orillas de una montaña. No sabía que contestar, era una pregunta muy interesante. La selva de la huasteca potosina estaba húmeda y calurosa. Cerca se podía escuchar las poderosas cascadas que caían pesadamente sobre un lugar que llaman “Puente de Dios” un balneario naturalmente construido en esta hermosa y densa selva.

puente-de-Dios-tamasopo_bigYo extrañaba mucho a Ruth y a Damodara que apenas cumplía 2 meses. “Estas haciendo servicio, no te preocupes” me dijo Ruth por teléfono. Que haría sin ellos dos. Guru Maharaja que venia varios escalones adelante de mi, se paro, miro al horizonte, las aves trinaban dulcemente, la brisa de la cascada envolvía el ambiente. Respiró el aire puro y fresco y volvió a preguntarme: “¿Srila Prabhupada era fanático?” “este… mm, este.. Si” respondí “Sí era fanático” yo pensaba en  aquellos que para defender su propio ego citan a Srila Prabhupada cada vez que quieren aplastar a otros, pero que no entienden a Srila Prabhupada.

“No, el no era fanático, el era enfático, en realidad en muchos sentidos, el era muy liberal” me dijo. “El era liberal, y por eso, muchos lo criticaron”.

Se empezaban a asomar entre las arboledas las majestuosas cascadas, la caída de agua era ensordecedora pero extrañamente armoniosa, el tomaba fotos sin tregua. Soy un bendecido por Krisna por tener esta rara oportunidad de tener la santa asociación de un sadhu… ante la majestuosa montaña solo me toca contemplar, agradecer y sonreír…. soy feliz…