Swami Narasingha en México III

No importa quién soy o quién quiero ser. La dimensión de lo verdadero que soy es en la realidad del ámbito espiritual. Y en ese ámbito sólo necesito vincularme con los devotos y con el vaisnavismo Chaitanya. Las designaciones que por la temporalidad he adquirido debido a mi largo camino en esta existencia material, son irrelevantes.

El contacto con un sadhu es de una naturaleza de mucha fortuna y poco común  y deja una impresión indeleble.

Swami Narasingha que ahora esta en casa con nosotros, en Huejutla, es unos de los 59 discípulos sannyasis de Srila Prabhupada. De esos 59 discípulos a los que Srila Prabhupada les dió la orden de vida de renuncia, solamente seis continuan con sus hábitos y votos de sannyasa,  de esos seis solamente tres cumplieron y siguieron la importante orden de Srila Prabhupada de acudir a Srila Sridhara Maharaja por instruccion: Swami Narasingha, Swami Tripurari y Janardana Maharaja (Pancadravida Swami).

El sannyasa parampara de nuestra línea viene a través de Srila Sridhara Maharaja que dió:

iniciación sannyasa a Bhakti Prajñana Kesava Maharaja y éste le da la orden de sannyasa a Srila Prabhupada y Srila Prabhupada le confiere la orden de renuncia a estos cincuenta y nueve discípulos.

Aquellos que desconocieron, ofendieron y desdeñaron a Srila Sridhara Maharaja ofendieron a su mismo sannyasa parampara… y los resultados saltan a la vista. Es triste que esto haya sucedido, pero es una realidad.

Esta mañana llevo el desayuno a Srila Guru Maharaja, “tu deber es servirme de la manera mas simple, no necesito comer de manera opulenta, soy sannyasi, asi que un poco de arroz, frijoles y tortillas esta bien, no necesito nada mas”. Me sorprende un poco, porque estaba acostumbrado a servir a los “gurus” de la manera mas opulentamente posible y estaba acostumbrado a que ellos lo aceptaran y la mayoría exigiera más y más. Alguna vez en Beverly Hills. California salí a comprar la despensa para uno de esos gurus y me sorprendió lo largo y complicado de esa lista.

De hecho, he visto a sannyasis que comen como desesperados y prefieren los mejores platillos. Cuando Bishmadeva yacia desangrandose en la cama de flechas y hablaba acerca del dharma y sobre verdades universales, Draupadi le reclamo diciéndole que ahora sí hablaba y defendía la verdad y por què cuando ella estaba siendo forzada a desnudarse frente a la asamblea de los Kurus el no habia dicho nada y solo se quedo mirando la escena. Bishmadeva le contestó que debido a que el vivía y comía en la casa de los Kurus con Dhritarastra y sus hijos estaba contaminado y no podia ver la verdad, pero que ahora que se habia desangrado su sangre se había limpiado de esa contaminación y era capaz de ver y hablar la verdad.

Desgraciadamente, hay casos de sannyasis y devotos que debido a su “hambre” y su necesidad de “comer” de acuerdo a sus deseos no hablan la verdad, no se comprometen, no pelean por la verdad. Todo debido a su contaminación y por buscar satisfacer sus deseos y necesidades temporales del cuerpo y sus sentidos. Prefieren “quedarse” en este u otro lugar porque tienen miedo de “perder” su alimento, su posición, su “seguridad”. Triste.

Debido a que deben su posición, su seguridad y su poder a determinado grupo y debido a que comen de ahi todo eso, su juicio, su visión y su compromiso con la verdad se ve contaminado e influenciado. Un sannyasi, un guru y cualquier devoto no puede estar sujeto a “leyes”, “resoluciones” tomadas por algún grupo de personas que buscan intereses que a todas luces se desviaron de las instrucciones del acarya fundador y el guru parampara. Y lo mas triste: algunos lo saben, pero siguen ahí…

Pensando en esto lavé los platos y regresé a la habitación de Guru Maharaja y me dijo: “Recuerdo cuando estaba en Sudafrica, Srila Prabhupada iba  a llegar al templo directo del aeropuerto. Yo había hecho la ofrenda a las Deidades e iba a hacer el aratika, pero estaba esperando a que arribara Srila Prabhupada para en ese momento abrir las cortinas del altar. Todos los devotos se habian ido al aeropuerto a recibirlo y  yo estaba solo en el templo. Paso tiempo y Srila Prabhupada no llegaba al templo. Finalmente un devoto llego del aeropuerto y me dijo que Srila Prabhupada no podía entrar al país, que se quedaría en el aeropuerto esperando su siguiente vuelo. Hice el aratika, empacamos prasada y fuimos al aeropuerto a estar con Srila Prabhupada. Le servi su prasada y le pregunte: “Srila Prabhupada me preguntaba… Aquí en Africa hay una tribu que se viste con una especie de chadar y dothi, llevan cuentas en sus cuellos, usan una pequeña vara parecida a una danda, llevan una especie de lota…” Srila Prabhupada abria sus ojos oyendo la descripción. “También pastan vacas… me preguntaba si habia una conexion con los vedas…” Srila Prabhupada se quedo pensando. En eso, otro devoto dijo: “También mezclan orina, sangre y leche de vaca y se la toman.” “Definitivamente no hay una conexion védica” dijo Srila Prabhupada. Finalmente la hora de que Prabhupada tomara su vuelo llegaba.

¿Has estudiado las fotos de Prabhupada? -continuó Guru Maharaja- en esos años llevaba consigo un pequeño maletin blanco como de cuarenta centimetros. Ya habían subido al avión y estaban a punto de despegar. De pronto me di cuenta que habían olvidado el maletin. Lo agarre y corri y corri. Antes la seguridad no era tan dura y subi las escaleras del avión. Llegue al asiento de Prabhupada con su maletin en la mano. El volteo a verme sorprendido y le mostre el maletin, sonrió. Volteo a ver a su secretario y le hizo un reclamo sin decir una palabra. Rapidamente me baje del avión. Y Srila Prabhupada se fue… En  otra ocasión  ibamos viajando en la madrugada en Africa. El auto que llevabamos tenia sus dos faros delanteros prendidos, uno de cada lado. Aparte llevaba dos potentes faros extras a los lados. También el copiloto llevaba otro gran faro de mano para vigilar. ¡Y que se poncha una llanta!  yo tuve que bajar a cambiar la llanta, todos vigilabamos y lo hice lo más rapido posible. De pronto ¡se esucho un rugido! deje toda la herramienta tirada y me subi al carro de inmediato”

Yo estaba fascinado de esuchar estas historias… y asi transcurrieron los días de Srila Guru Maharaja en México.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: