La Adoración de Sri-Murti y la Idolatría

radha-madhava

por Haridasa Babaji Maharaja

http://gosai.com/krishna-talk/83-idolatry-and-sri-murthi.html

En el mundo secular y en el mundo religioso, especialmente dentro de las tradiciones Abrahámicas (Judaísmo, Islamismo y Cristianismo) existe un enorme mal entendido y una gran confusión de conceptos acerca del tema de la adoración de la Deidad.
La palabra inglesa “idol”  (al igual que la palabra española “ídolo”), normalmente es utilizada para describir cualquier tipo de adoración centrada en imágenes o representaciones de formas parecidas a demonios, dioses, diosas, Visnu o Krishna.  Este término “ídolo” posee muy mala connotación en Occidente debido a que esta palabra evoca imágenes de paganos, de infieles, o de personas irreligiosas, sin cultura;  apenas unos salvajes abocados a la tarea de adoración de ciertos objetos similares a animales, o estatuas de seres mitad animal y mitad humano, adornados con cuernos, y otro tipo de aberraciones.  Estos ídolos usualmente adhieren o facilitan las actividades lascivas y lujuriosas, tal como el sexo irrestricto, el consumir todo tipo de drogas intoxicantes y hasta promueven o favorecen los sacrificios humanos.  Por lo general, tales ídolos, espiritualmente son bajos, viles, despreciables, lascivos, vulgares y muy lujuriosos.

El Diccionario Heritage Americano describe a un ídolo de la siguiente manera:

  1. Una imagen utilizada como el objeto de adoración.
  2. Un dios falso.
  3. Alguien que es adorado, a menudo ciegamente o de manera excesiva.
  4. Algo visible u observable, pero carente de sustancia.

Esa es la definición común o estándar, la cual no deja dudar para ningún tipo de duda.  La adoración de ídolos es, de acuerdo a las religiones, una cosa mala y pecaminosa.

Srila Bhaktivinoda Thakura, uno de los primeros devotos del Señor Krishna en el siglo 19,  trató y examinó de cerca este tema de la idolatría, en su libro “Sri Caitanya Mahaprabhu, Su Vida y Preceptos”.  Este libro fue escrito con propósitos misioneros, con la finalidad de ser utilizado en la prédica.  El deseo de Bhaktivinoda fue abrir la compuerta e inundar al mundo Occidental con el amor entregado y distribuido por Caitanya Mahaprabhu.  El libro fue publicado en 1896, en el mismo año que hizo su aparición A. C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada.  Este folleto, de alguna u otra manera, llegó hasta la biblioteca de la Universidad McGill en Canadá, la biblioteca de la Sociedad Real Asiática de Londres, y otras instituciones altamente respetables.  Aún hoy, este libro se encuentra disponible en varias bibliotecas del mundo Occidental.

Srila Bhaktivinoda Thakura admitió, que hay personas quienes desaprueban el concepto de adoración de la deidad, o de Sri-murti (la forma de la Deidad del Señor Krishna).  Él escribió:
“Ellos dicen, ‘Es idolatría adorar a Sri-murti.  Sri-murti es un ídolo construido por un artista, quien ha sido inspirado por nadie más que el propio Satán en persona.  ¡La adoración de esa clase de objeto, despertaría los celos de Dios, y limitaría Su omnipotencia, omnisciencia y omnipresencia!
Ante esto nosotros respondemos, ‘¡Hermanos!  Con franqueza y una actitud pura, comprendan bien tema y no permitan que los dogmas sectarios los confundan, los engañen o los desencaminen.  Dios no es celoso, ya que El es el Uno sin segundo.  Satán no es otra cosa más que un objeto de imaginario o bien, el sujeto de una alegoría.  A tal tipo de entidad alegórica, o entidad imaginaria, no se le habría permitido obstaculizar el desenvolvimiento de nuestra amorosa relación con Dios’ “.

Aquellos que se encuentra en la oscuridad de la ignorancia, y que desean divinizar o deificar al mal en la forma de una entidad o ser imaginario llamándolo Satán, son quienes en realidad se encuentran ocupados en actividades de idolatría, ya que le adjudican sustancia a algo o alguien imaginario.
Bhaktivinoda Thakura sostiene aquí la misma opinión.  Podría añadirse, además, que hubiera sido mucho más prudente darle sustancia a lo bueno, y no a lo malo.

Las mismas personas que critican, censuran y condenan al genuino y verdadero método de adoración de la Deidad y lo llaman idolatría, no pueden dar una clara o substancial descripción de Dios.  No obstante ello, han hecho enormes esfuerzos para describir a un demonio maligno, perverso y lo llaman Satán o Lucifer; y lo representan ataviado con cuernos, portando un tridente (una horquilla de tres púas), y realizando tareas de supervisión de los fuegos del infierno.  Toda persona, criada en Occidente, tiene este tipo de imagen en su cabeza, sin embargo, no tienen una clara imagen de Dios.  La existencia de esta situación irónica, debemos agradecérsela al Cristianismo, más que a cualquier otra secta.

Hablando acerca de las religiones que tiene su origen en la tradición Abrahámica, tal como el Cristianismo y el Islam, el Guardián de la Devoción, Srila Bhakti Raksaka Sridhara Deva Goswami Maharajá, claramente dice:
“Algún tipo de idea o concepto de Dios, existe en esas religiones, pero tal idea de Dios no está desarrollada lo suficiente, tal como sí ocurre en la ontología Hindú, o en Los Vedas o los Upanisads – en las escrituras reveladas.”  (Aspiraciones Divinas).

Las religiones Abrahámicas, no están realmente muy desarrolladas, y el Guardián de la Devoción destaca que la ontología Hindú, la cual incluiría la adoración de variadas divinidades, tal como Siva, Durga y Hanuman, en su forma de deidad, resulta ser superior al Cristianismo y el Islam.   Lo que podríamos llamar corriente principal del Hinduismo, posee mayor cantidad de conceptos lógicos, válidos y bien fundamentados, acerca del teísmo.   Él (Srila Sridhara Maharaj) indirectamente declara, que la escritura Abrahámica no es una escritura revelada.  Han sido la Biblia, la Torah y el Corán – todas ellas escrituras Abrahámicas – y los seguidores de dichas escrituras, los responsables de la enorme confusión y del grave error de conceptos que existen con relación a la adoración de la deidad.

En su libro, Srila Bhaktivinoda Thakura – un devoto puro de Krishna, quien poseía una visión trascendental – revela que Dios es personal, que Él es completamente hermoso; y que Su santa y perfecta personalidad existe eternamente en el mundo espiritual de Vaikunta, la trascendental residencia de Dios.  Que Él es idéntico a Su forma, la cual es completamente bella; que Él posee poderes tales como la omnipresencia, omnisciencia y omnipotencia; que Él posee en su totalidad las seis opulencias completas, tales como toda la riqueza, todo el poder, toda la renunciación, toda la sabiduría, toda la fama y toda la belleza.  Esta revelación está respaldada y avalada por volúmenes de escritura revelada, tales como el Srimad Bhagavatam y el Srimad Bhagavad-gita.
Los amantes puros de Krishna, quienes lo han visto a Él, cara a cara, nos han dejado descripciones de esta persona totalmente maravillosa, y por tal motivo Bhaktivinoda Thakura dice:

“De acuerdo con tales descripciones, uno bosqueja, delinea una Sri-murti y allí en ella ve con gran deleite e intenso placer al gran Dios de nuestro corazón.  ¡Hermanos!  ¿Es esto equivocado, acaso esto es algo pecaminoso?  Los Acaryas que en sucesión discipular descienden a través de la Brahma Madhva Gaudiya Vaisnava sampradaya, nos enseñan, no solamente que no es pecaminoso adorar a Krishna en Su forma de deidad, sino que ésta es la práctica de mayor importancia.  Y Krishna mismo se burla de aquellos quienes no lo reconocen a Él como el Señor Supremo de todo lo que existe.  Aquellos quienes desprecian y critican a la adoración de Krishna, son llamados “tontos” por el propio Señor Supremo, Krishna mismo.  Este tema fue abordado por el Señor Supremo en la batalla de Kuruksetra, hace ya 5.000 años atrás.”.

Srila Bhaktivinoda Thakura continúa diciendo:
“Aquellos que dicen que Dios no tiene forma, ni material o espiritual, y al mismo tiempo imaginan una falsa forma de adoración, son ciertamente unos idólatras;  sin embargo, aquellos quienes ven la forma espiritual de la Deidad con sus ojos del alma, y retienen tal impresión tanto como sea posible en su mente, y que luego conciben un emblema o formulan un símbolo de tal imagen, y la elaboran sólo para la satisfacción de la visión material de aquellos dedicados al continuo estudio de los sentimientos más elevados, no pueden, en absoluto, ser considerados idólatras.  Cuando al observar a la Sri-murti, no solamente ves la imagen en sí misma, sino que puedes ver el modelo espiritual que esa imagen representa, eres un teísta puro.  ¡La idolatría y la adoración de Sri-Murti son dos cosas diferentes!”.

Sí, es un hecho que la adoración de un ídolo ocurre en este mundo material.  La adoración de muchas entidades imaginarias ocurre en todos los confines del mundo, desde India a América.  La adoración de un ídolo es real y cada vez aumenta más.  Sin embargo, la forma hermosa de Krishna no cae dentro de tal categoría.  Aún las formas de los diferentes semidioses, cuyas descripciones se encuentran en muchas de las escrituras reveladas, son también un método fidedigno y genuino de adoración, aún si éste no es seguido por los adherentes a la Gaudiya Vaisnava.  Krishna Mismo declara que tal tipo de adoración (de semidioses) es para los menos inteligentes, pero, sin embargo, tales divinidades existen y mediante la adoración de ellas muchas personas han alcanzado bendiciones y bienes materiales. Respecto a esto, debemos señalar un punto, que es muy delicado en el mundo Vaisnava de esta época.  Muchos seguidores de Caitanya Mahaprabhu incluyen a los líderes de movimientos religiosos, tal como el Cristianismo, que poseen incompletas certificaciones o documentación muy poco detalladas.
No solamente sus calificaciones están insuficientemente avaladas, y sus credenciales son de poco peso, sino que tales movimientos religiosos desprecian y desacreditan la adoración de semidioses, tal como el Señor Siva.  En realidad, la adoración de tales semidioses es mucho más superior que las tradiciones Abrahámicas, incluso mucho más excelsa que el Cristianismo; estas tradiciones Abrahámicas aparecieron de la nada, como si hubieran sido creadas del aire, en el sentido que carecen de escrituras reveladas y de una sucesión discipular que las respalde.  Le pediríamos a nuestros lectores,  a aquellos que tienen cierta afinidad con las escrituras y dogmas que carecen de una clara y precisa definición de la Divinidad, y que critican y censuran la adoración de Krishna y la consideran “adoración de ídolos”, que reconsideren pues sus sentimientos.
Tal como Bhaktivinoda Thakura ha dicho: “No permita ser engañado o desencaminado por los dogmas sectarios.”.

Caitanya Mahaprabhu puso mucho énfasis en la adoración de la Sri-murti y la colocó en la cima de la lista de actividades devocionales, junto a la asociación de los devotos, la residencia en un lugar sagrado (sagrado dhama), el escuchar el Srimad Bhagavatam y el Cantar el Santo Nombre.

Tan importante es la adoración de la Deidad, que Bhaktivinoda Thakura dice:
“A decir verdad, la adoración de Sri-murti es la única verdadera adoración de la Deidad, sin la cual no podrás cultivar suficientemente tu sentimiento religioso.  El mundo nos atrae a través de nuestros sentidos, y en la medida que no lo veamos a Dios en el objeto de nuestros sentidos, viviremos en una posición difícil e incómoda, la cual escasamente podrá ayudarnos a procurar una elevación espiritual.
Coloque a Sri-murti en su hogar.  Piense que Dios Todopoderoso es el guardián de su hogar.  Ofrézcale comida a Él, y tome ésta como Su prasada (misericordia).  Flores y esencias olorosas (sahumerios) deberían también ser ofrecidas a Él y aceptadas como prasada.  El ojo, el oído, la nariz, la piel y la lengua, todos pueden ser cultivados espiritualmente.  Hágalo con un corazón puro y Dios lo sabrá y lo juzgará conforme a su sinceridad. Si la compasión divina, el amor y la justicia pudieron ser retratados por el lápiz y expresados a través del cincel, entonces ¿por qué la belleza personal de la Deidad no debería para el beneficio del hombre, ser expresada en poesías, retratada en una pintura, o representada a través del cincel?”.

Srila Bhaktivinoda Thakura, a momentos de escribir “Sri Caitanya Mahaprabhu, Su Vida y Preceptos”, estaba ingresando en terreno inexplorado, en una zona desconocida, intentando persuadir a la gente de Occidente que consideren el credo de los Gaudiya Vaisnavas y que aprendan algo acerca de Sri Krishna Caitanya Mahaprabhu.  No hay duda que él habló de manera tal de no ofender a aquellos a quienes estaba tratando de acercar a Mahaprabhu.  Sin embargo, a pesar de su intención de no ofender, si uno lee entre líneas, observará que el Thakura hace declaraciones bastantes fuertes, e indirectamente está condenando a los Cristianos por crear un ídolo llamado el demonio y al mismo tiempo criticar la adoración genuina y fidedigna de la Deidades.  El Thakura audazmente y de manera vigorosa le pide al mundo Cristiano que ¡adopten, participen y se comprometan con la adoración  de Sri-murti!

Srila A. C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada, ha escrito en el Sri Caitanya-caritamrita:
“Debido a que los elementos materiales son la propia energía del Señor, y dado que no hay diferencia entre la energía y el energético, el Señor puede aparecer a través de cualquier elemento. De la misma manera que el sol puede actuar a través de los rayos del sol, y de esta manera distribuir su calor y su luz, de igual forma Krishna, a través de Su poder inconcebible, puede aparecer en Su original forma espiritual en cualquier elemento material, incluyendo piedra, madera, pintura, oro, plata y joyas, ya que los elementos materiales son todos Su energía.  Las escrituras previenen y advierten que uno jamás debe considerar que la Deidad dentro del templo es simplemente piedra, madera o cualquier otro tipo de elemento material.”

No solamente los seguidores de Mahaprabhu adoran la forma hermosa de Krishna, sino que además, son de la opinión que todo aquél que observe esas formas y las considere algo material, o bien aquellos que desprecian la adoración de Krishna en su forma de deidad, son todos sacrílegos, y deben ser valorados como personas no aptas para ser considerados hombres serios e inteligentes que se encuentran en el camino progresivo de regreso a la Divinidad, y por lo tanto deberían ser rechazados como si fueran excremento.

El ejemplo que se da es el del buzón de correo no autorizado.  Si uno coloca cartas en el buzón autorizado por el gobierno, la carta llegará a su destino.  Sin embargo, si uno, sin la autoridad necesaria para hacerlo, construye su propio buzón de correo, las cartas colocadas allí no irán a ninguna parte.  Similarmente, aquellos en la plataforma del Amor a Dios, quienes lo han visto a Él, están cualificados para instalar Su hermosa forma.  Krishna acepta tal forma como si se tratara de Él mismo, y de esta manera acepta nuestro servicio.  Las oraciones, las ofrendas de adoración, y todos los demás servicios ofrecidos a tal forma autorizada, alcanzan pues al Señor Supremo.  Pero si uno no está autorizado y usa su propia imaginación intentando establecer una adoración, entonces realmente tal tipo de imagen sería inútil, sin valor, y tal adoración únicamente daría frutos amargos, tal como todo tipo de idolatría lo hace.

Krishna, el Señor de todo lo que es, es todo poderoso y Él podría aparecer en cualquier lugar en cualquier momento y a través de cualquier elemento que Él elija hacerlo.  Si Su devoto desea que Él aparezca en su forma de Sri-murti, Él puede hacerlo.  No solamente Krishna aparece frente a nosotros como Sri-murti, sino que Él disfruta y le encantar aceptar el amor y la devoción que le prestan aquellos, quienes con un corazón puro, lo sirven a Él desinteresadamente en tal forma.

Todas las glorias a Sri-murti, la forma trascendentalmente hermosa de Krishna, resplandeciente y brillando con todas las opulencias es el reservorio de toda la dicha y rasa trascendental.
Traducción:  dasavatara das (Santa Fe, Argentina).

Notas del traductor:
Abrahámica: Una tradición o religión Abrahámica, también llamada “Fe Judeo-Abrahámica” es cualquier religión que deriva de la antigua tradición semita y que está marcada por sus adherencias a Abraham (“Padre / Líder de muchos”, en hebreo אַבְרָהָם, y en árabe ابراهيم).  Este Abraham es un patriarca cuya vida está narrada tanto en la Biblia como en el Corán. Los judíos y cristianos consideran a Abraham como padre de Israel a través de su hijo Isaac; mientras que los musulmanes lo consideran padre de los árabes a través de su hijo Ismael, pero todas lo consideran a Abraham como uno de los profetas más importantes de su fe religiosa. Esta tradición Abrahámica generó una larga cadena de religiones monoteístas, incluyendo el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam.
Grey: (del latín “gregem” = rebaño) Denominación que recibe una comunidad religiosa en particular; a veces metafóricamente se la llama “el rebaño” o “el redil”.

Traducción: Prabhu Dasavatar das, Santa Fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: