El dolor que llevo dentro

“Hermanito, voy a ir a Vrindavan y daré reverencias por ti.” Estas fueron las ultimas palabras que mi madre le dijo a mi tío Marcos, su hermano menor, que acaba de morir el sábado 20 de septiembre.

“Si quieres irte, vete con valentía y con paz, no te preocupes por nosotros” y lo baño con agua del Kesi Gath del Yamuna, le canto Hare Krisna, le puso a Krisna en la forma de Salagrama Sila en su corazón y se despidió de el. Esto ocurrió días antes.

La muerte ha rondado mi vida los últimos tiempos. De hecho siempre, ahora la he visto mas latente. Hace un año y cuatro meses falleció mi abuelito Delfino, hace 3 meses mi prima Nancy, ahora mi tío Marcos, el 18 de septiembre murió Sadaputa das, el famoso Dr. Richard L. Thompson. Y la lista puede continuar.

Un día estamos, otro no. ¿Cuando sera el ultimo aliento en este cuerpo?

Y todavía pienso que puedo disfrutar, que necesito una casa, seguridad económica y una posición “segura” en este mundo.

Cantar Japa, ofrecer mis alimentos a Krisna, estudiar las escrituras, visitar los lugares sagrados en compañía de los devotos, ejecutar sankirtan, predicar, buscar a Sri Guru y su Gracia. Ya que “resuelva” mis prioridades. Hoy puedo morir, tu también.

Udilo aruna puraba bhage:

ebe na bhajile yasoda suta

carame paribe laje

“Si no adoras ahora al hijo de Yasoda, sentirás vergüenza al momento de la muerte”

No he muerto físicamente, pero cada día que pasa sin voltear con mis actos, pensamiento y sentimientos al hijo de Nanda Maharaja, Krisna, es un día miserable y sin valor, lleno de muerte. No importa cuanto dinero acumule, posición,  reconocimiento y disfrute de la así llamada familia, amistad y amor de este mundo material.

Estoy triste, vi a mi tío Marcos consumirse día con día. Nadie pudo hacer nada. Vi como llego a su casa en una urna de cenizas… como sus pequeños hijos miraban el horizonte, buscando la mirada de su padre.

Estos cuerpos mienten. El padre que dio la misa de cuerpo presente miente. Algunos abrazos de “apoyo”  mienten. Quiero a mi tío, ¿estaré mintiendo? Si todo estaba basado en cuerpos, cuerpos que mienten y juzgan todo en base a deseos materiales. ¿Que amaba de mi tío? ¿Todo lo que hizo con su cuerpo? Ese cuerpo ya no existe. Mi cuerpo un día dejara de existir el amor que tengo por mi tío ¿seguirá existiendo cuando mi cuerpo no este presente?. Este mundo miente.

Pero pude darle el beneficio mas hermoso: tomar agua del río Yamuna donde Krisna se baño con sus amigos, que las doce Salagramas Silas que un sadhu puso en mis manos sin razón aparente en las montañas de Nepal tocaran su corazón horas antes de morir. Que el dulce canto del Mahamantra Hare Krisna lleno de devoción de Agnideva das resonara en sus oídos y corazón aun al estar inconsciente. Le cante los santísimos nombres en su oído. Le dije: “Es un bueno momento para realizar y entender que somos algo mas que este cuerpo.”

Voy a extrañarlo todos los días. Voy a ir a Vrindavana tío Marcos, también daré reverencias por ti, agradeciendo que hayas estado en mi vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: