Vrindavana: Templo de Radha Gopinatha

Lo simple del amor verdadero. Lo plácido de una certeza prístina. Caminando a la divinidad, abandonando mi propio esfuerzo, abandonándome a la misericordia. Los colores vivos de una tierra del amor. Los silencios que contienen todo. Tan vasto como el ilimitado, tanta vida desatada, tanta devoción fluyendo.

Radha Gopinatha es un pequeño templo de Vrindavana. ¡Oh Señor de las Gopis por favor, ocupame al servicio de tus amados devotos.

Gopinatha, Señor de las gopis, por favor escucha mi plegaria. Soy un materialista craso, adicto a los deseos mundanos, y no poseo ninguna buena cualidad.

Gopinatha, Tu eres mi única esperanza y, por eso he tomado refugio a Tus pies de loto. Ahora soy tu sirviente eterno.

Gopinatha, este pecador, que esta llorando y llorando, ruega por un lugar eterno a Tus divinos pies. Por favor, dale Tu misericordia.

Gopinatha, por favor retira el tormento de la existencia material. Ya no puedo tolerar mas el dolor de la ignorancia y la repetida sucesión de nacimientos y muertes.

Gopinatha, ¿cuando alejare de mi a este enemigo, la lujuria? ¿cuando Te manifestaras en mi corazón?

Gopinatha, yo soy tu devoto pero Te he olvidado. Perdí mi verdadero tesoro y por eso he adorado este mundo material.

Gopinatha, ciertamente soy muy necio. Nunca he sabido que es lo mejor para mi. Por eso, ahora me encuentro en esta condición,

Gopinatha,  he aceptado mi derrota. Todos mis esfuerzos han resultado ser inútiles. En este momento, tu eres mi única esperanza.

Gopinatha, toma asiento en lo profundo de mi corazón y subyuga mi mente. Y después, llevame contigo. Así desaparecerán los terribles peligros de este mundo.

Gopinatha (del Kalyana-kalpataru de Srila Bhaktivinoda Thakura, parte 1,2 y 3)

Los días transcurren en Vrindavana como gotas que se transforman en un océano de mareas de acontecimientos maravillosos e irrepetibles. La realidad trascendental que transcurre eternamente es nuestro objetivo al servirla a través de nuestro dedicación a los devotos, que son el punto mas próximo que tenemos del flujo infinito constante y maravilloso del amor a Krisna. La esclavitud a ese servicio es mi naturaleza y mi felicidad eterna, mi refugio verdadero y mi única aspiración. Estoy tan lejos, tan cerca, tan ilimitadamente agraciado con la misericordia de los devotos, tan milagrosamente afectado por su asociación y fuerza, tan felizmente a los pies del Señor de las Gopis ¡Sri Radha Gopinatha Ki Jay!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: