Vrindavan: Los Cuartos de Srila Prabhupada

La residencia de Srila Prabhupada en Vrindavana. En la parte de atrás del Krisna Balarama Mandira antes de llegar a la Hare Krisna Guest House, están los aposentos de Srila Prabhupada donde pasaba parte de su tiempo en Vrindavana. Hoy convertido en un pequeño museo, es una visita infaltable en un tour por los lugares mas importantes de Vrindavana para aquellos que podemos decir que nuestra vida simplemente no hubiera sido sin la venida de Prabhupada a occidente. Mis padres leyeron juntos por primera vez un libro de Prabhupada y a raíz de leer ese libro un día decidieron ser vegetarianos. Un buen día decidieron tener un hijo que fuera devoto de Krisna y decidieron dejar sus carreras universitarias por irse a vivir a un templo de Prabhupada. Otro día cuando yo tenia la edad, decidieron no mandarme nunca a alguna escuela porque Prabhupada dijo que no era necesario.

Pasamos de nuevo la seguridad del Krisna Balarama Mandira y vamos directamente por el lado izquierdo del templo directamente a la parte trasera, a la casa de Prabhupada. El akandha kirtan (kirtan de 24 horas) se escucha interminable. Hay muchos devotos caucásicos (rusos y sus derivados) por todos lados. He escuchado como un rumor, que es una realidad que la fuerza que esta sosteniendo ahora a iskcon en india son los devotos de toda esa región. No entiendo bien a bien porque, pero es evidente.

Ya llegamos, parece que todo esta como cuando Prabhupada estaba presente. Dí reverencias al Jagath Guru y me hinque. A unos cuantos centímetros esta su cama. Ahí donde sus ultimas palabras siguen resonando por la eternidad. No pude aguantar las lágrimas. Llore como una magdalena y no podía parar. Su mecedora, su sillón, su dictáfono. Tan pocas y tan sencillas pertenencias. Los lujuriosos queremos acumular mas y mas y nunca estamos satisfechos con nada. Que triste existencia. Ahí me pase un buen rato. Sin saber que pensar, sin saber que orar, sin saber que hacer, totalmente embargado por la presencia de Prabhupada y su ejemplo. Unos pasos mas y están mas enseres que usaba, algunos baúles, libros publicados en los primeros años, su kit de masaje, algunas lotas para líquidos, platos y ropa. Un palanquín que uso en los últimos días.

“Nadie enveneno a Prabhupada” nos dijo Narasingha Maharaja, “en esos días, hasta la persona mas pecaminosa hubiera estado triste por la partida de Prabhupada, nadie lo enveneno”

Mi querido y amado Prabhupada, a veces me duele decir eso, para el yo si era querido, cruzo el océano a una edad tan avanzada solo, unicamente para salvar a gusanos como yo incluso sin conocerme… eso es amor, eso es querer desde el punto mas elevado y absoluto del amor trascendental. ¿Y que hago yo? Cambiar lo que me enseño para poder seguir disfrutando del cuerpo y sus órganos. Hipócrita. Ajustar la versión de mi “Prabhupada” para no sentirme tan culpable. Hipócrita. No hacer el esfuerzo por orarle para entender su verdadera naturaleza a través de los devotos que SI lo comprenden y no solo a la versión para “proteger” las cuatro paredes de iskcon. Hipócrita. Pero aquí estoy recibiendo mas y mas misericordia de el. Camino hacia afuera a un pequeño jardín donde solía dar clases en un pequeño asiento de cemento. Aquí caminaba, “cada paso de Prabhupada era como un milagro” nos dijo Narasingha Maharaja. Esa frase me rompió el corazón, ¿que tanto estoy haciendo para seguir los pasos de Prabhupada?. Me sacó de lo mas profundo de la ignorancia y me esfuerzo por seguir siendo ignorante. Soy un tipo de lo mas desafortunado. Me dio las instrucciones fundamentales del proceso del servicio devocional al llevarme con un devoto muy avanzado como Srila Sridhara Maharaja pero yo me empeño en creer que en iskcon esta “todo”. Ignorante. No puedo dejar de llorar, estoy muy triste porque el Srila Prabhupada me ha traido a Vrindavana y no he podido aprovecharlo debido a tantos conceptos equivocados, con una actitud de servicio pobre y con una relacion con todos lo devotos del mundo vaisnava completamente errada. Dí reverencias de nuevo, tengo  los ojos hinchados y rojos. Estoy triste. Vrindavana esta tan lejos de mi.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: