Mi anhelo de llegar

Cuando íbamos en el taxi a Sri Rangapatna, pensaba en el Ashrama y en conocer a Srila Narasingha Maharaja. No tenía idea de lo que sucedería pero era un hecho de que ya quería vivirlo.

Para mí todo era nuevo. Era la primera vez que pisaba un Ashrama así que quería grabar en la materia gris todo lo que observaba. Hrsi estaba medio nervioso pero yo nada mas pensaba: “Bueno, si no quieren que estemos aquí sólo nos correrán y ya”. Me sorprendió el que Giri Maharaja preguntara cuáles eran nuestros planes, si seguiríamos en contacto ya que la intención era -y sigue siendo- asociarnos con ellos, con el tiempo merecer la iniciación y seguir instrucción de Srila Narasingha Maharaja… pero claro, él no lo sabía. Así que me apresuré a responder un rotundo: “of course!!”

Recuerdo bien esas enseñanzas en los asientos del jardín… sentía que se me estiraba el cerebro. Y si, creo que dije muchas tonterías.

Ahora que lo pienso, las cosas se acomodaron porque desde hace tiempo -4 años para ser exacta- me entró el anhelo por celebrar un Narasingha Caturdasi en Govindaji Gardens, me preguntaba una y otra vez como sería… y fue mucho más de lo que llegue a imaginar. Mi mente se quedó corta esta vez. Lo mejor fue que a pesar de que había muchos devotos, fue muy íntimo. Me desaté brincando y cantando a Sri Nrsimhadeva (cómo no hacerlo si es la celebración que más ansío cada año).

En esos días tuve la oportunidad de asociarme con varias devotas. Me sirvió también para aprender de ellas y apreciarlas: Krishnapriya, Asta Sakhi, Vraja Lila, Mohini, Jahnavi, Gopal Dasi y Anuradha. Me sorprendí de que estuvieran tan al tanto de mí -especialmente Krishnapriya-; ni siquiera mis padres o mis hermanas se interesan de esa forma en Ruth!!!

Lo que sí es un hecho es que el mejor lugar para mi es donde pueda estar rodeada de discípulos de Srila Narasingha Maharaja.

A pesar de que sólo estuvimos un par de semanas, mi vida dio un vuelco. No me sabía capaz de hacer tales transformaciones en tan poco tiempo. Mi visión cambió totalmente para enfocarme en lo realmente importante: servir a Srila Narasingha Maharaja siguiendo sus instrucciones.

La verdad… deseo como no se dan una idea regresar al ashrama, rodearme de esos devotos tan entregados ha sido una de las cosas más importantes que he vivido. Sirven con tanta devoción que es imposible no admirarlos, y cada uno es muy bueno en lo que hace. Es por eso que terminamos perdiendo los boletos de vuelta porque la verdad, ya no me quería regresar.

Gracias a toda la familia de Sri Narasingha Caitanya Matha por su paciencia y misericordia con Hrsikesa y conmigo, por enseñarme a vivir con devoción y por sus instrucciones tan valiosas. Les debo la vida.

Publicado por Ruth.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: