¡Vrindavana!

Soy parte de una nueva generacion. Hace muchos años, Don Delfino Bautista Santiago llegaba de su natal Oaxaca a la ciudad de México a buscar la vida como dicen algunos.

Don Felix Hernandez Caretta habia nacido con la revolucion mexicana y comenzaba a forjar una vida de trabajo y de entrega a su famila en Huejutla de Reyes Hidalgo junto a mi querida Mama Lupe como le decimos de cariño a mi abuelita adorada.

Doña Felisa Perez Patiño huerfana de padre y madre practicamente huia de la ciudad de Queretaro hacia Mexico DF con su hermana a encontrarse con su destino. La madre de mi mama es un portento de amor por sus hijos y de historia forjada a traves de arar con su manos su propio destino.

Y ahora estoy aqui en Sri Vrindavana Dhama, la tierra de Krisna, un lugar de fe y amor, de entrega y magia, de esoterismo en el mas puro plano de la tradicion gaudiya vaisnava. Una tierra de promesas milenarias y de realidades cautivadoras. De contradicciones aparentes y de una belleza que no se atiene solamente a la estetica burda y limitada de unos ojos culturales y chatos. Es Sri Vrindavana Dhama. Pequeña ciudad a no mas de 150 kilometros de Delhi donde mas de 5000 templos vibran cada dia en esta tierra santa el amor puro de los devotos por su amado Sri Krisna.

Prabhupada me ha traido aqui practicamente de la mano, mis padres me han ayudado a postrarme ante el vaquerito de Vraja. Gracias a Srila Prabhupada que en 1966 era la unica persona en el mundo occidental -la unica- que tenia urgencia por predicar esta santa ciencia espiritual a todo el mundo occidental. Y mis padres lo escucharon, lo entendieron y se rindieron. Por ellos estoy aqui. Universitarios locos, incomprendidos, jovenes rebeldes que dejaron todo por unirse a la vision de nuestro maestro y padre espiritual: Bhaktivedanta Swami.

Hoy postre mi cabeza en el templo de Sri Radha Damodara. “This is the center of the universe” me dijo Krisna Balarama Goswami, uno de los encargados de la adoracion aqui. Nos explico como esta area de Vrindavana llamada Seva Kunja es lo mas especial que hay en toda Vrindavana. Tenemos un pequeño amigo aqui, tiene 13 años, se llama Damodara y es el heredero de toda la tradicion que de generacion en generacion ha hecho la adoracion de este gran templo. Pinaculo de toda linea de servicio devocional que se remonta a Srila Rupa Goswami y que tiene su samadhi y su bhajan kutir en este mismo lugar.

Tuvimos audiencia trascendental de Sri Sri Radha Damodara y todas las deidades que los acompañan. De la salagram sila que le fue dada a Sanatana Goswami por Krisna mismo.

Llegamos a Delhi con una hora de retraso en nuestro desde Bangalore (el aeropuerto mas grande de asia no esta exento de problemas, y recuerden, estamos en india) aqui en india lo posible es imposible y lo imposible posible. Luego les contare porque. El avion arribo a las 12:15 y salimos a buscar nuestro taxi hasta pasadas las 12 y media de la noche. De ahi hasta Vrindavana. No dormi todo el camino.

Mi corazon se acelero cuando vi el letrero de Vrindavana… comenze a dar gracias, gracias a mis antepasados, a mis abuelitos, a mis queridos padres, a mis hermanas y hermano, a Srila Prabhupada, a Srila Narasingha Maharaja, a todos los devotos de Sri Narasingha Caitanya Math, a Ruth… y el taxi serpenteaba por Bhaktivedanta Swami Marg, un templo aqui, otro alla, una vaca trasnochando casi a media carretera. El horizonte se perdia entre la noche de un verano en Vrindavana. Estoy en Vrindavan!, la tierra de Krisna y sus devotos. Ya pasaban de las 4 de la mañana. Todo es silencio alrededor. Todos mudos testigos de mi llegada… la madrugada es fresca y no encontramos donde poder quedarnos. Pasa una hora y al fin podemos registrarnos.

Estamos en Vrindavana, no puedo contener mi alegria, un poco mi miedo, estamos en Vrindavana!, pero tengo confianza. El lugar es nuevo y el cuarto muy limpio. Estamos en Vrindavana!. Las paredes de toda Vrindavana tienen letreros que dice “Jay Radhe” “and never forget”. Estamos en Vrindavan!. y a mi lado pasa un vrijabasi descalzo, con un perfecto tilaka en su frente, se acaba de bañar, su dothi corto, la bolsa de japa blanca balancea su paso que es corto, rapido y decidido. Esta haciendo el parikrama a las 4 y media de la mañana!. Debe adorar Vrindavana. A lo lejos se escuchan algunos cantos, alguna adoracion. Me quede un segundo hipnotizado con el vrajabasi que paso a mi lado. Sus piernas eran como pequeños robles, su mirada se perdia en el horizonte del yamuna y me di cuenta que estoy en Vrindavana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: