Dias despues de Paris

Ruth: Rayos! si, se que me tarde para contarles… lo importante es que ya esta aqui.

Visitar París como antesala del peregrinaje a India es bastante… curioso. Basta pensar en lo contrastante del paisaje para darse dimensionar las cosas.

A pesar de que en la capital francesita cargada esta mas que latente esa mamoneria europea trate de pasarla buscando lugares no tan concurridos por turistas -si, lo se, es mucho pedir-. Para mi sorpresa, me encontraba a mas franceses provincianos que lugareños. Incluso me enternecieron un poco al verlos tenderse al sol con toda su transparentez dermatologica en pleno jardin de Tulerias tratando de agarrar color … aquello parecia exhibicion de manchas rojas jajajaja. Incluso las orillas del Sena o las fuentes de la Plaza de la Concordia les sirven para los mismos propositos.
Si tenia curiosidad por visitar el puente Alejandro III pensando que tal vez si seria una fregoneria despues de todo. Cual fue la sorpresa? que mmm… si esta monon pero me impresiono mas Los Invalidos con esa gran cúpula dorada.
Claro, todo se corono al visitar el templo en esa casitita al sur de París. Fijense que si estaba medio escondida y de repente no sabiamos si tendriamos los datos correctos -ni siquiera los peatones conocian la calle-. En momentos como este me sentia en mi propia Amazing Race – han visto ese programa???- asi que algo teniamos muy claro: ese dia habia que encontrar el templo.
Fue un gran recibimiento encontrar gente con nuestro idioma aunque habia palabras entre nosotros que todos captarian sin pensar siquiera en la nacionalidad del otro: Hare Krsna.

Como ya les decia Hrisi, ayudamos a picar vegetales en la cocina. Al principio, cuando vi que saco varias cajas pense: “sssss… ya se esta pasando con nosotros” pero sin decir algo empeze a pelar y cortar. Ver a los otros devotos franchutes pasear por el patio con japa en mano, ya saben… tratando de evadir pisar la cocina (un rasgo mas que es muuuy universal en los templos) me dio un poco de coraje. “que rayos les pasa?” pense, “acaso no se han dado cuenta que las deidades no necesitan que les cocinen, sino nosotros necesitarmos servirLas!!” Pero bueno, es su pendo. Me enfoue en lo mio y despues de un rato ya sentia que alguien me movia los brazos -generalmente no pico vegetales con semejante entereza-; me sorprendia de la entrega que desarrolle en ese momento. Pense una y otra vez que si asi como quitaba la pielecita de esas zanahorias cantara mis mantras, seria una devota bárbara. Pense mucho en Bhadra, que ella hizo eso mismo todos los dias durante bastante tiempo… caray! como la admiro. En fin, me dedique a hacer bien lo que se nos habia encomendado y saben que fue lo mejor? que sin hacer ruido, un devoto aparecio en esa cochera habilitada para cocinar diciendo con una gran sonrisa: “you are making a very good seva (servicio)”. En ese momento no hice mucho caso y segui con lo mio. Pero despues senti mucha alegria al recordarme Hrisi como Krsna se manifiesta a través de sus devotos…

El sol empezo a bajar y dejamos el templo antes de que sirvieran el prasada. Sentia una gran satisfaccion por ver a las deidades. Todo fue mas claro entonces. Queria ir a verlas pidiendoles sus bendiciones sin entregar algo a cambio. Ya que no he sido buena para orarles por lo menos ayude a preparar su comidita.

Solo por esto, visitar una de las mayores capitales de maya valio la pena…
La vida en India es otro cantar, pero ya les contare.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: