Tercer Día

Este día han venido algunas conclusiones que llevaba tiempo conciliando con mi historia. Por un lado visitamos la Iglesia del Sagrado Corazón en la colina del barrio Montmartre que es un barrio con callejuelas llenas de artistas, escritores, cafés y muchos turistas. El ascenso fue divertido y cansado, llegando entramos a una iglesia muy impresionante, pero austera a la vez. Entendí como Europa concreta las enseñanzas de Jesucristo, las institucionaliza y las preserva alimentándolas de arte, literatura, historia -mucha historia- y lo permea tanto en la cultura occidental que todo eso es… sin mas. El sancto sanctorum es muy gráfico al respecto de la teología cristiana. Todo el atrio esta bellamente decorado y supuerpuesto en una iglesia de granito puro y dispuesta de tal forma que la que los canticos en latin suenan verdaderamente hermosos. Los doce apóstoles circundan a Jesucristo en la cruz, mas arriba, en un nicho de oro puro esta el sagrado corazón y un poco mas arriba, el espíritu santo.

Con todo esto en mente dándome vueltas compramos algunos souvenirs para la familia y los bendecimos por el padre Joseph -quien por cierto,  con una gran bondad y gusto lo hizo-. Salimos de la iglesia y en ese mismo instante ocurrió algo muy desagradable y sucio que algún día les contare. Y me di cuenta que la linea del cielo y del infierno es muy delgada y esta en cada uno de nosotros y paradójicamente me sucedió en el mismo lugar.

En la tarde-noche (por cierto debido a la latitud de la tierra, en París nunca se pone el sol a la misma hora y en estos días esta anocheciendo hasta las 10-10:30), tomamos un barquito para cenar navegando por el río Sena. Partimos en las orillas de la torre Eiffel y nos dispusimos a recorrer todo el Sena en dos horas. Los puentes son magníficos y llenos de mucha historia. Es fin de semana largo en París, así que a toda la orilla del Sena había picnics de lo mas variopintos: desde los mas familiares, los solitarios, los llenos de desenfreno y locura acompañados de mucho alcohol y droga, hasta los mas bohemios y tranquilos, los de las parejas gays masculinas y femeninas, algunos llenos de completa falta de respeto por las normas de buena conducta y recato -sin mas rodeo, un tipo nos enseño al descubierto y sin pensarlo mucho su desnudo, pálido y peludo trasero completito-. Lo mas grotestco y burdo es también lo mas universal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: